A sota d’una pedra

Abolimos la esclavitud, el machismo repugna, la homofobia está casi superada pero, queda ahí el nacionalismo como reliquia de sentimientos inmundos. Llegará el día no lejano en que ser nacionalista sea motivo de vergüenza. Una religión xenófoba del s.XIX en el s.XXI es incomprensible.  Avergonzaos nacionalistas os pondremos colorados.

Origen: A sota d’una pedra – Diari de Girona

Deja un comentario